RANDOLPH Y LA MAESTRA BLAVATSKY

21 Oct

Antes de entrar en detalle de nuestra historia, cabe destacar, que este relato es tomado de la revista Rosa Cruz "Fraternitas Rosicruciana Antiqua"  de Diciembre del año 1970, que a su vez fue tomado de la Revista Rosa Cruz publicada en Septiembre de 1939 en Berlín

La verdadera Fraternidad Rosa Cruz fue iniciada y fundada por el Dr. Arnold Krumm-Heller,Huiracocha,Maestro de la Venerable Logia Blanca.

A los que andan en la rocallosa senda, no les parecerá raro mencionar a H.P.Blavatsky, pero es de notar que es un tanto curioso ese personaje llamado Randolph.La historia dice así: Apuntes sobre un Mago Negro.

El gran publiciblava3sta teósofo, Mario Roso de Luna, ha hecho la obra meritísima reunir en un interesante libro con toda la amplitud, los apuntes biográficos de la Señora Blavatsky cuya publicación está saturada de datos curiosos y de los sucesos mas salientes de la vida ejemplar de la Maestra.

Como no conozco sus últimos escritos, no se si voy a ofrecer como nuevo a mis lectores, algún suceso que ya esté relatado, pero si es así, no importa que asuntos de tanto interés sean publicados dos veces.

Tal como yo lo expongo, se debe a apuntes tomados de Franz Harrtmann, que vivió con la Maestra los principales acontecimientos de su vida, y mis informes tienen toda la veracidad del conocimiento íntimo y a la amistad que me unió al eminente autor de Magia Blanca y Magia Negra.

He aquí el relato:

A mediados del siglo pasado, vivió en los Estados Unidos un hombre raro, hermético de extraña traza, a quien todos atribuían conocimientos exóticos de no se sabía qué ciencia maravillosa.

Entre sus ascendientes se contaban Armenios, Indues, Egipcios, Negros de África y aun gentes de sangre germana. Esta mezcolanza imposible e indefinida daban al tipo de nuestro cuento, una sorprendente fisonomía.

P.R.Randolph, que así se llamaba, era una especie de Cagliostro, que había establecido una especie de consulta en la ciudad de Boston, donde ejercía su cualidad de clarividente, en cuya profesión venía ganando crecidos ingresos por el resultado de sus acertadas visiones. Tanta fama tomó en poco tiempo, que su nombre llegó pronto a oídos de Napoleón III, quien ofreciéndole una crecida retribución, le llevó a París.

Ya en la ciudad francesa, y aparte de guiar a Napoleón en sus asuntos de estado,resolvió estudiar con Eliphas Levi, el Maestro de Papus, y espiritualmente mi antecesor.

Con posterioridad a todo esto, visitó en Nueva York a la Señora Blavatsky con la que entabló amplios conocimientos y relaciones que fueron mas tarde la base de la amistad tan estrecha que les unió.

Sin embargo, las personas que vivían íntimamente ligadas con la Maestra, no se explicaban como ésta no quería recibirle en su propia casa y en cambio se veían a diario en mitad de la calle.Se ignoraba qué pudo descubrir en el alma de Randolph, lo cierto es que trató de alejarse de él lo mas posible, procurando romper todo contacto con la persona a quien había dispensado una amable fraternidad.

Ya en la India la Señora Blavatsky, sucedió un acontecimiento muy curioso por su rareza. Al punto de tomar el Té una tarde, saltó precipitadamente de su asiento gritando  ¡QUE QUIERE ESE NEGRO MALVADO!

Cuentan los observadores de aquella época, que estando la Maestra en los Estados Unidos, acostumbraba a salir a la calle sin previo aviso despertando la curiosidad de sus íntimos, quienes la seguían hasta comprobar que, toda confundida, celebraba sus entrevistas con el mago…luego llegaba a su casa y se encerraba en su habitación para hacer apuntes…¿Qué escribía la Maestra?

Hartmann cuenta que las facultades de Randolph habían sido extraordinarias y su clarividencia de tal magnitud, que estaba por encima de la Señora Blavatsky y de todos los iniciados dela época, calificándole realmente de un fenómeno dentro de la magia.

Conocía ese hombre todos los secretos iniciáticos de los Rosa Cruz, pero nunca había sido iniciado…y cuando una vez le sorprendieron para preguntarle de dónde había sacado todos sus conocimientos de suyo tan ocultos, Randolph respondió con solo un encogimiento de hombros y con el dispare de una carcajada.

Dicen que bastábale concentrarse un momento para hablar cualquier idioma por desconocido que fuera. La misma Blavatsky cuando quería saber algo a lo que nadie podía responderle, aunque con repugnancia, consultaba a Randolph.

Un Señor N…,en compañía del mago, acudió a una representación teatral en Nueva York, durante unos de los entreactos, hubo de preguntarle: ¿Es verdad Mister Randolph que Usted puede mentalmente llamar a cualquier persona sin que ésta pueda negarse a obedecerle? Haga la prueba, le respondió el Mago y elija una entre todo el público.

Bien…dice el amigo.

Desde una galería, pasaba la mirada sobre la multitud de personas que aguardaban el comienzo del siguiente acto, ¿Ve Usted aquella rubia que está sentada al lado de la pilastra? si, la veo, respondió Randolph, espere un instante…El Mago cerró los ojos varios segundos, mientras su acompañante no apartaba la mirada de la víctima para observar los efectos.

La pobre rubia, de repente, como si hubiera recibido una sacudida extraña, se vuelve y sale disparada hacia donde estaba Randolph.¡Por Dios ! grita el amigo, quítele el encanto y déjela libre, ya veo que Usted lo puede todo y que es un peligro.

Para estas insinuaciones no tenía Randolph mas que su acostumbrado encogimiento de hombros y su habitual y estridente carcajada.

Todos los íntimos de la Señora Blavatsky, tenían a Randolph por un enigma. Ella misma evitaba las conversaciones sobre tal persona.

Pero un día en su jardín de Atyar y encontrándose con varios de sus amigos tomando el té, ocurrió algo sorprendente; Hacía un extremado calor y las convesaci0ones giraban sobre asuntos triviales, un poco de pereza y laxitud rodeaba el ambiente y todo estaba con esa calma absoluta de las largas horas estivales.

Cuando de pronto la Señora Blavatsky se pone intensamente pálida; ¡Maldito Negro! gritaba con todas as fuerzas de sus pulmones (ya sabían todos que se trataba de Randolph), maldito Negro, vuelve a repetir, me apunta con un revolver para matarme…un instante de silencio y de inquietud por parte de todos…Después de un largo suspiro, agrega la Maestra: Ya se lo llevó el diablo.

Todos los asistentes interrogaban presurosos sobre lo que había pasado tan extrañamente, cuando la Maestra habló del siguiente modo: Imaginaos que ese maldito negro de Randolph quiso matarme desde América pretendiendo que la bala de su revolver se desmaterializara y volviera a tomar forma dura frente a mi para terminar conmigo.

Como no ha podido lograr su intento, ha vuelto el arma contra si mismo y acaba de suicidarse. Ha perdido la razón…Esto le pasa a todos los que se deslizan del santo sendero y toman la vía siniestra.

Mas tarde se supo por la misma viuda del mago, que todo cuanto había pasado en Atyar con la maestra, respondían exactamente a los hechos ocurridos. Randolph, después de querer disparar al aire, la misma bala se volvió contra él cayendo al suelo desplomado para terminar su vida con su gesto peculiar de un encogimiento de hombros y una estúpida carcajada.

Si con estos apuntes he enriquecido los datos biográficos de la Señora Blavatsky, me serviría de contento.

Finalmente, me permito recomendar las novelas escritas por este mago sobre los Rosa Cruz, por ser libros muy curiosos y en los que pueden aprenderse muchas cosas que no se encuentran fácilmente en otros libros. Yo tengo varias de ellas como es la Dhoula Bel que es el mas interesante.Hay que advertir que fueros escritas cuando todavía Randolph seguía el buen camino.

R+ HUIRACOCHA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: