LA AUTO-OBSERVACION

14 Dic
De acuerdo con la Psicología Esotérica Gnóstica el único medio, camino o vía para conocerse a sí mismo, es mediante la Auto – Observación, ya que ella nos conduce hacia el auto – descubrimiento.
Si muy sinceramente y de todo corazón queremos un cambio dentro del centro llamado “YO”, tenemos que reconocer nuestro estado lamentable de miseria y pomascaras-teatrobreza interior y olvidarnos de sí mismos para trabajar desinteresadamente por la humanidad. Es imposible que haya un cambio radical dentro de nosotros mismos, si sólo pensamos en llenar nuestras bolsas de dinero y más dinero.
Sólo con absoluta abnegación y comprensión de lo que desgraciadamente somos, y sin estímulos e incentivos de ninguna especie, podemos de verdad lograr la extirpación radical de Ego.
Cuando uno se acuerda de sí mismo, cuando trabaja sobre sí mismo, cuando no se identifica con todos los problemas y penas de la vida, de hecho va por La Senda Vertical.
El trabajo sobre sí mismo es la característica fundamental de la rebeldía psicológica, de la transformación del ser humano. Se ocupa de cierta transformación del momento presente en que nos encontramos.
Una persona es lo que es su vida; mirando esto desde el punto de vista estrictamente psicológico, un día cualquiera de nuestra vida, es  realmente una pequeña réplica de la totalidad de la vida.
DE TODO ESTO PODEMOS INFERIR LO SIGUIENTE: “SI UN HOMBRE NO TRABAJA SOBRE SU VIDA HOY, NO CAMBIARÁ NUNCA”.
Si observamos cuidadosamente cualquier día de nuestra vida, veremos que ciertamente no sabemos vivir conscientemente. Nuestra vida parece un tren en marcha, moviéndose en los carriles fijos de los hábitos mecánicos, rígidos, de una existencia vana y superficial.
Lo curioso del caso es que jamás se nos ocurre modificar los hábitos, parece que no nos cansamos de estar repitiendo siempre lo mismo.
Los hábitos nos tienen petrificados, más pensamos que somos libres.
Somos gentes mecánicas, motivo más que suficiente como para carecer de todo sentimiento verdadero de lo que se está haciendo en la vida. brilliant_mind_cs2 Si una persona iniciara su vida conscientemente, es ostensible que tal día sería muy distinto a los otros días.
Cuando uno toma la totalidad de su vida como el mismo día que está viviendo, cuando no deja para mañana lo que debe hacer hoy, llega a conocer realmente lo que significa trabajar sobre sí mismo.
Jamás un día carece de importancia si en verdad queremos transformarnos radicalmente, debemos vernos, observarnos y comprendernos diariamente.

Gentes alaque tengan muchas inquietudes espirituales, es obvio que no cambiarán nunca.
El sentido de la Auto – Observación íntima se encuentra atrofiado en todo ser humano. Trabajando seriamente, auto – observándonos de momento en momento, tal sentido se desarrolla en forma progresiva.
A medida que se va desarrollando tal sentido, podremos ir viendo todos esos yoes que sirven de fundamento a nuestro temperamento individual, ya sea éste último sanguíneo, flemático o bilioso.
“ES NECESARIO TOMAR NOTA SOBRE NUESTROS ESTADOS PSICOLÓGICOS DIARIOS, SI ES QUE EN VERDAD QUEREMOS CAMBIAR DEFINITIVAMENTE”.
Mucho tenemos que eliminar y mucho tenemos que adquirir. Se hace necesario hacer un inventario para saber cuanto nos sobra y cuanto nos falta. ES URGENTE EMPEZAR POR CONOCERNOS A SÍ MISMOS.
La observación de sí o Auto – Observación, es atención dirigida intencionalmente hacia dentro de uno mismo, hacia lo que está sucediendo en nuestro interior, lo que exige un esfuerzo personal, muy particular de cada uno de nosotros.
Conocerse a sí mismo, es lo fundamental, se requiere incesante Auto – Observación, vernos tal cual somos.
Desafortunadamente, las gentes admiten que tienen cuerpo físico, más cuesta trabajo que comprendan su propia psicología, que la acepten en forma cruda, real.
Al cuerpo físico lo aceptan por que lo ven, porque lo tenemos, lo palpamos; más la psicología es un poco distinta, ciertamente que como no podemos ver nuestra propia psiquis, no podemos tocarla, no la entendemos.
Cuando una persona comienza a observarse, nos está indicando que se está volviendo diferente a los demás.
Hay que cambiar la forma dMichelangelo_Caravaggio_065e ser con más severidad, para que surja en nosotros la psicología salvaje del súper – hombre.
“DEBE SER CREADA EN NOSOTROS LA CAPACIDAD DE LA PROPIEDAD DINÁMICA DE PONERSE A SÍ MISMO COMO MOTIVO DE REFLEXIÓN”.
Jamás trabajarán sobre sí mismos, esos que dicen: “Voy antes a hacer esto o aquello”, esos son los moradores de la Tierra mencionados en las Sagradas Escrituras.
“BASTA A CADA DÍA SU AFÁN”… Dijo el Cristo; auto – observarnos hoy mismo, es lo tocante al día siempre recurrente, miniatura de nuestra vida entera.
Auto – Observarnos es urgente, inaplazable, impostergable, ES FUNDAMENTAL PARA EL CAMBIO VERDADERO.
¿Cuál es su estado psicológico al levantarse? ¿Cuál es sus estado de ánimo durante el desayuno? ¿Estuvo impaciente con el mesero, con la esposa? ¿Por qué estuvo impaciente? ¿Qué es lo que siempre le trastorna?… etc.
Fumar o comer menos no es todo el cambio, más sí indica cierto avance.
Para trabajar sobre sí es indispensable trabajar sobre su vida diaria, hoy mismo; en este trabajo no existe nada despreciable. Cualquier pensamiento por insignificante que sea, merece ser observado; cualquier emoción, reacción, etc… debe ser observada.
La Auto – Observación es un medio práctico para lograr una transformación radical.
La mayor necesidad, el problema más urgente de cada individuo, de cada persona, es comprender la vida en su forma más íntegra, unitotal, porque sólo así estamos en condiciones de poder resolver satisfactoriamente todos nuestros íntimos problemas particulares.
La Auto – Observación debe tener un sentido, es decir, debe estar dirigida fundamentalmente a ver:
a) ¿Qué pensamos?, ¿Cómo pensamos?, y ¿Por qué pensamos de esa manera?.
b) ¿Qué sentimos?, ¿Cómo sentimos? y ¿Por qué sentimos de esa forma?.
c) ¿Qué hacemos?, ¿Cómo y Por qué actuamos de esa manera?.
Esto significa, en síntesis, que debemos observar nuestra propia conducta, ante los diversos sucesos diarios, observar nuestras reacciones mecánicas ante los pequeños detalles de alcoba, comedor, oficina, mercado, etc.
Observar nuestra charla interior, nuestras emociones negativas, prejuicios, hábitos y costumbres.
Observarnos para darnos cuenta de la repetición diaria de los eventos, estados de consciencia, palabras, deseos, voliciones, etc.
Observarse a sí mismos para evidenciar en forma práctica la presencia en nuestra psiquis de esa multiplicidad de yoes o defectos, que debemos extirpar, erradicar de nuestro interior.
Necesitamos aprender a vivir de instante en instante, vivir en plena atención, en plena Auto – Observación de nosotros mismos. Hay que dejar de soñar, de vivir fascinados, identificándonos con todos los problemas.
A medida que uno va trabajando sobre sí mismo, se va comprendiendo la necesidad de eliminar radicalmente de su naturaleza interior todo eso que nos hace abominable.
Las razones por las cuales hemos de auto – observarnos son entre otras las siguientes:
a) Porque la Auto – Observación es un medio práctico para lograr una transformación radical, un medio para cambiar íntimamente.
b) Porque dicho cambio íntimo, sólo es posible cuando en verdad conseguimos modificar nuestras reacciones ante los diversos hechos que nos sobrevienen diariamente.
c) Que no sería posible modificar lo que no conocemos, por lo tanto, si de verdad queremos llegar a conocernos, antes que nada es urgente que empecemos por auto – observarnos.
d) Porque si la persona se auto – observa podar darse cuenta de su incesante repetición diaria de pensamientos, sentimientos y acciones.
e) Porque cuando nos auto – observamos y no hacemos lo que tal Yo quiere, empezamos a dejar de ser máquinas.
f) Porque no sería posible cambio alguno en nuestra psiquis, sin la Observación directa de todo este conjunto de factores subjetivos que llevamos dentro.
g) Porque quien de verdad quiera conocer los mundos internos del Planeta Tierra, o del Sistema Solar, o de la Galaxia donde vivimos, debe conocer previamente su mundo íntimo, su vida interior, particular, sus propios mundos internos.
Auto – Observarnos hoy mismo, en lo tocante al día siempre recurrente, miniatura de nuestra vida entera es necesario. La repetición de palabras y acontecimientos, la repetición de eventos, etc… merecen ser estudiadas, ESTO NOS CONDUCE AL AUTO – CONOCIMIENTO.
Es obvio que cuando no cumple con este deber, no puede darse cuenta de esta repetición diaria.
“RESULTA EVIDENTE QUE QUIEN NO SIENTE INTERÉS ALGUNO POR OBSERVARSE, TAMPOCO DESEA TRABAJAR PARA LOGRAR UNA VERDADERA TRANSFORMACIÓN RADICAL”.
Necesitamos cambiar nuestra manera de pensar, ser menos negligentes, volvernos más serios y tomar la vida en forma diferente en su sentido real y práctico. Empezar por observar nuestra propia conducta ante los sucesos.
Lo importante es ver luego cómo o de qué manera puede uno cambiar esas reacciones. Empero, si creemos que somos buenas personas, que nunca nos comportamos en forma inconsciente y equivocada, NUNCA CAMBIAREMOS.
PRÁCTICA: Empecemos a comportarnos conscientemente durante una pequeña parte del día.
Un solo momento en que se está bastante consciente se suele modificar radicalmente muchas circunstancias desagradables.
Existen defectos psicológicos que son un obstáculo o tropiezo para el trabajo de Auto – Observación íntima:
Mitomanía: Delirio de grandeza, creerse un Dios.
Egolatría: Creencia en un Yo permanente; adoración a cualquier especie de Alter Ego.
Paranoia: Sabihondez (pedantería), Auto – Suficiencia, engreimiento, creerse inefable, orgullo místico, persona que no sabe ver el punto de vista ajeno.
Quien siempre se cree uno, nunca será capaz de separarse de sus propios elementos indeseables.
Considera a cada pensamiento, sentimiento, deseo, emoción, pasión, etc… como funcionalismos diferentes, inmodificables de su propia naturaleza, y hasta se justificará ante los demás diciendo que tales o cuales defectos personales son de carácter hereditario.
Quien acepta la Doctrina de los muchos Yoes, comprende a base de Observación que cada deseo, pensamiento, acción, etc… corresponde a este u otro yo distinto, diferente.
Los mitómanos, los ególatras, los narcisistas, los paranoicos, nunca aceptarían la tesis de la pluralidad de pensadores.
OBSERVACIÓN MECÁNICA Y OBSERVACIÓN CONSCIENTE.
Obviamente necesitamos Auto – Conocernos si es que queremos cristificarnos, y si queremos Auto – Conocernos para lograrlo, necesitamos Auto – Observarnos, vernos a sí mismos, sólo por ese camino será posible llegar un día a la desintegración del Ego.
Hay que aprender a Auto – Observarse, a vernos tal cual somos porque una es la Observación Mecánica y otra es la Observación Consciente.
Alguien que conociera por primera vez nuestra enseñanza diría: ¿Para qué tengo que observarme?, ¿Qué gano con hacerlo?, ¡Esto es aburridor! He visto que tengo ira, que tengo celos ¿y qué? ¡Esta es la Observación Mecánica!.
Nosotros necesitamos observar lo observado y esto es Observación Consciente de nosotros mismos. La Observación mecánica de nosotros mismos no nos conducirá jamás a nada, es absurda, inconsciente, estéril. Necesitamos la Auto – Observación Consciente, sólo así, verdaderamente podemos conocernos para trabajar sobre nuestros defectos.
Que sentimos ira en un momento determinado, vamos a observar lo observado, la escena de ira, no importa que lo hagamos más tarde, pero vamos a hacerlo y observar lo observado, lo que vimos en nosotros; sabremos realmente si fue ira o no fue, porque pudo haberse provocado un síncope nervioso que tomamos por ira.
Que de pronto fuimos invadidos por los celos, pues vamos a observar lo observado.
Ejemplo: Un hombre cualquiera ve muy quedita a su mujer o esposa con un caballero cualquiera, lógicamente no se aguantaría, no se quedaría tranquilo.
Producto de esto saltaría el Yo de los celos; seguidamente se sentiría herido aquel otro del amor propio; luego vendría la ira; viniendo por último toda clase de insultos y reclamos, producto de aquella pésima transformación.
En todo caso, muy serenamente y en profunda meditación, observamos lo observado, para saber si realmente existió o no existieron los celos.
LA OBSERVACIÓN Y LA AUTO – OBSERVACIÓN.
Observar y observarse a sí mismo son dos cosas completamente diferentes, sin embargo ambas exigen atención. En la Observación la atención es orientada hacia afuera, hacia el mundo exterior a través de las ventanas de los sentidos.
En la Auto – Observación de sí mismo, la atención es orientada hacia dentro, y para ello los sentidos de percepción externa no sirven, motivo este más que suficiente como para que sea difícil al neófito la Observación de sus procesos psicológicos íntimos.
El punto de partida de la ciencia oficial en su lado práctico es lo observable. El punto de partida del trabajo sobre sí mismo es la Auto – Observación, lo Auto – Observable.
Incuestionablemente estos dos puntos de partida ya mencionados, nos llevan a direcciones completamente diferentes.
Podría alguien envejecer enfrascado entre dos dogmas intransigentes de la ciencia oficial, estudiando fenómenos externos, observando células, átomos, moléculas, soles, estrellas, etc… SIN EXPERIMENTAR EN SÍ MISMO NINGÚN CAMBIO RADICAL.
La clase de conocimiento que transforma interiormente a alguien, jamás podría lograrse mediante la Observación externa.
El verdadero conocimiento que realmente puede originar en nosotros un cambio interior fundamental, tiene por basamentos la Auto – Observación directa de sí mismos.
La Observación es un medio para modificar las condiciones mecánicas del mundo. La Auto – Observación interior es un medio para cambiar íntimamente.
Como consecuencia o colorario de todo esto, podemos y debemos afirmar que existen dos clases de conocimiento, el Externo y el Interno, y que a menos que tengamos en sí mismos el Centro Magnético que pueda diferenciar las calidades del conocimiento, esta mezcla de los dos planos u órdenes de ideas, podrían llevarnos a la confusión.
Sublimes doctrinas seudo – esotéricas con marcado cientifismo de fondo, pertenecen al terreno de lo observable, sin embargo son aceptadas por muchos aspirantes como conocimiento interno.
Pensamientos, ideas, emociones, anhelos, esperanzas, desengaños, etc. son interiores, invisibles para los sentidos ordinarios, comunes y corrientes, y sin embargo son para nosotros más reales que la mesa de comedor o los sillones de la sala.
En nuestro mundo secreto, en nuestros mundos internos, amamos, deseamos, sospechamos, bendecimos, maldecimos, sufrimos, gozamos, etc… Cuanto más se explore el mundo interior llamado “Uno Mismo”, tanto más comprenderá que vive simultáneamente en dos ámbitos, el exterior y el interior.
Del mismo modo que a uno le es indispensable aprender a caminar en el mundo exterior para no caer, no extraviarse, seleccionar sus amistades, no asociarse con perversos, no comer o beber venenos, etc… así también mediante el trabajo psicológico sobre sí mismo, aprendemos a caminar en el mundo interior, el cual es explorable mediante la Auto – Observación.
EL GIMNASIO PSICOLÓGICO: LA CONVIVENCIA.
La mejor didáctica para la disolución del Yo se halla en la vida práctica intensamente vivida.
En la relación con nuestros semejantes, los defectos escondidos en el fondo Sub – Consciente afloran espontáneamente, saltan fuera porque el sub – consciente nos traiciona y si estamos en estado de alerta percepción, entonces lo vemos tal cual son en sí mismos.
“LA MEJOR ALEGRÍA PARA UN GNÓSTICO ES CELEBRAR EL DESCUBRIMIENTO DE ALGUNOS DE SUS DEFECTOS”.
Cuando descubrimos algún defecto, debemos verlo en escena como quien está viendo cine, pero sin juzgar ni condenar.
Las perores dificultades nos ofrecen las mejores oportunidades. Oportunidades favorables para estudiar nuestros impulsos internos y externos, nuestros pensamientos, acciones, reacciones, etc., etc., etc.La convivencia es un espejo de cuerpo entero donde podemos vernos tal como somos y no como aparentemente somos.
Si estamos atentos, podemos descubrir a cada instante nuestros más secretos defectos; ellos afloran, saltan fuera cuando menos lo esperamos.
Las gentes protestan por las dificultades que les ofrece la convivencia; no quieren darse cuenta que precisamente esas dificultades les están brindando todas las oportunidades necesarias para la disolución del Yo.
“EN LA ÍNTER – RELACIÓN EXISTE AUTO DESCUBRIMIENTO Y AUTO – REVELACIÓN. QUIEN RENUNCIA A LA CONVIVENCIA CON SUS SEMEJANTES, RENUNCIA TAMBIÉN AL AUTO – DESCUBRIMIENTO”.
Muchos se quejan de su familia; otros protestan contra su mujer, contra sus hijos; aquellas hablan con horror de su marido, etc., y piden, naturalmente, un bálsamo para su adolorido corazón, no quieren el gimnasio psicológico, antes bien quieren huir del mismo.
Entonces tenemos que las épocas más tranquilas de la vida, son precisamente las menos favorables para el trabajo sobre sí mismo.
Existen momentos de la vida demasiado complicados en que uno tiene marcada tendencia a identificarse fácilmente con sucesos y olvidarse completamente de sí mismos; en esos instantes hace uno tonterías que a nada conducen; si en esos momentos en vez de perder la cabeza se acordase de sí, descubriría con asombro ciertos Yoes de los cuales jamás tuvo ni la más mínima sospecha de su posible existencia.
Si por ejemplo, tenemos una pequeña riña en la calle, cuando lleguemos a casa, de inmediato debemos concentrarnos profundamente en el hecho sucedido y ahondarnos muy adentro en los motivos que nos hicieron actuar de esa forma, venimos a descubrir no un solo defecto sino varios que han actuado.
Cualquier escena, cualquier acontecimiento, cualquier evento, debe servirnos de base para el Auto – Descubrimiento.
EL LADO OCULTO
Así como allá en el firmamento existe una Luna, así también dentro de cada uno de nosotros existe una luna psicológica. Al igual que la luna que brilla en el cielo tiene dos caras, la que se ve y la que no se ve, así también en nosotros la Luna Psicológica tiene dos aspectos: El que es visible a simple vista mediante el sentido de Auto – Observación Psicológica, y aquel que a simple vista no es visible, oculto, desconocido… sin embargo este último se torna visible cuando el sentido psicológico se ha desarrollado hasta el máximo.Ese lado oscuro de nosotros, no lo aceptamos, no lo conocemos, y debemos llevar la luz de la conciencia a ese lado tenebroso de sí mismos.Cuando se tienen muchas cosas en sí mismo que no se conocen ni se aceptan, entonces tales cosas nos complican la vida espantosamente y provocan en verdad toda suerte de situaciones que podrían ser evitadas mediante el conocimiento de sí.
Lo peor de todo esto es que proyectamos ese lado desconocido e inconsciente de sí mismos en otras personas y entonces lo vemos en ellas. Por ejemplo: Las vemos como si fueran embusteras, infieles, mezquinas, etc. EN RELACIÓN CON LO QUE CARGAMOS EN NUESTRO INTERIOR.
La Gnosis dice sobre este particular, que vivimos en una parte muy pequeña de nosotros mismos; significa que nuestra conciencia se extiende a una parte muy reducida de nosotros.Indudablemente en tanto no estemos íntimamente relacionados consigo mismos, tampoco estaremos relacionados satisfactoriamente con los demás y el resultado serán conflictos de toda especie.
Es indispensable llegar a ser muchísimo más conscientes para consigo mismos mediante una directa Observación.
Una regla Gnóstica en el trabajo esotérico gnóstico, es que cuando no nos entendemos con alguna persona, se puede tener la seguridad de que esta es la cosa misma contra la cual es preciso trabajar sobre sí mismo.
LO QUE SE CRITICA TANTO EN LOS OTROS, ES ALGO QUE DESCANSA EN EL LADO OBSCURO DE UNO MISMO, QUE NO SE CONOCE NI SE QUIERE CONOCER.
Cuando estamos en tal condición el lado obscuro de nosotros es muy grande, pero cuando la luz de la observación de sí ilumina ese lado invisible, la consciencia se acrecienta mediante el conocimiento de sí. En nuestra Luna Psicológica, en ese lado obscuro, cargamos elementos inhumanos que espantan, que horrorizan y que en modo alguno aceptamos tener.
PENSAR Y OBSERVAR
Estos dos aspectos también son muy diferentes; cualquier sujeto puede darse el lujo de pensar sobre sí mismo todo lo que quiera, pero esto no quiere decir que esté observando realmente. jose y la esposa de josapha
Necesitamos ver a los distintos Yoes en acción, descubriéndolos en nuestra psiquis, comprender que dentro de cada uno de ellos existe un porcentaje de esencia, arrepentirnos de haberlos creado.
En esos momentos de Auto – Observación exclamamos… ¿Pero qué está haciendo este Yo?, ¿Qué está diciendo?, ¿Por qué me atormenta esta lujuria?, etc.
Entonces veremos dentro de sí, todo ese tren de pensamientos, emociones, deseos, pasiones, comedias pasadas, dramas personales, elaboradas mentiras, discursos, excusas, morbosidades, lechos de placer, cuadros de lascivias, etc., etc., etc.
Pensar profundamente y con plena atención resulta extraño por esta época involuntiva que estamos viviendo.
Del centro intelectual surgen diversos pensamientos provenientes, no de un Yo permanente, sino de diferentes “Yoes” en cada uno de nosotros. Absurdo sería identificarse con tal o cual pensamiento negativo y perjudicial, creyéndolo propiedad particular.
Entonces, observemos, analicemos y comprendamos los diversos pensamientos y jamás nos identifiquemos con ellos.
Cuanto más nos identifiquemos con un pensamiento negativo, tanto más esclavos seremos del correspondiente “Yo” que le caracteriza.
FACTORES QUE DEBEMOS OBSERVAR.
El Yo ejerce control sobre los cinco (5) centros inferiores de la máquina humana, por ello es urgente comprender las acciones y reacciones de cada uno de ellos.
Lo que es agradable para una persona, puede ser desagradable para otra; la diferencia está muchas veces en que una persona puede juzgar y ver con la mente y otra puede ser tocada en sus sentimientos.
Debemos aprender a diferenciar la mente del sentimiento. En la mente existe todo un juego de acciones y reacciones que debe ser cuidadosamente comprendido; en el sentimiento existen afectos que deben ser crucificados, emociones que deben ser estudiadas y reacciones que fácilmente se confunden con las actividades de la mente.
Necesitamos Auto – Descubrirnos y comprender a fondo nuestros hábitos, no podemos permitir que nuestra vida siga desenvolviéndose mecánicamente. Necesitamos Auto – Observarnos en nuestra manera de hablar, vestir, andar, etc.
OBSERVADOR – OBSERVADO.
Cuando uno empieza a observarse a sí mismo seriamente desde el punto de vista que no es uno sino muchos, comienza realmente a trabajar sobre todo eso que carga dentro.
Si de verdad y muy sinceramente emprendemos la tarea de observarnos internamente, resultamos dividiéndonos en dos: Observador y Observado.
Si tal división no se produjera, es evidente que nunca daríamos un paso adelante en la vía del Auto – Conocimiento, continuaríamos identificados con todos los procesos del Yo Pluralizado, siempre víctima de las circunstancias.
¿Cómo podría modificar circunstancias aquel que no se conoce a sí mismo?, ¿Cómo podría conocerse a sí mismo quien nunca se ha observado internamente?, ¿De qué manera podría alguien Auto – Observarse si no se divide en Observador y Observado?.
Ahora bien, nadie puede empezar a cambiar radicalmente en tanto no sea capaz de decir: “Este deseo es un ego que tengo que eliminar”, “Este pensamiento egoísta es otro Yo que me atormenta y que necesito desintegrar”, etc.
Quien no vive siempre en estado de alerta novedad, alerta percepción, pensando que está pensando, se identifica fácilmente con cualquier pensamiento, y esto fortalece, lamentablemente el poder siniestro del “Yo Negativo”, autor del correspondiente pensamiento en cuestión.
CONOCER Y OBSERVAR.
Tenemos que afirmar que conocer y observar son totalmente diferentes, no debemos confundirlos. Se conoce que estamos sentados en una silla, en una sala, más esto no significa que estemos observando la silla. Conocemos que en un instante dado nos encontramos en un estado negativo, que tal vez con algún problema o preocupados por este o aquel asunto, etc., pero esto no significa que estemos Auto – Observando.
La Auto – Observación de sí, que es ciento por ciento activa, es un medio de cambio; mientras que conocer, que es pasivo, no lo es. Ciertamente conocer no es un acto de atención, la atención dirigida hacia adentro de uno mismo, hacia lo que está sucediendo en nuestro interior, si es algo positivo, activo…
En el caso de una persona a quien se tiene antipatía, así por que sí, muchas veces sin motivo alguno, uno advierte la multitud de pensamientos que se acumulan en la mente, el grupo de voces que hablan y gritan desordenadamente dentro de uno mismo, lo que están diciendo, las emociones desagradables que surgen en nuestro interior, el sabor amargo que deja en nuestra psiquis, etc… obviamente en tal estado nos damos cuenta también de que interiormente estamos tratando muy mal a la persona a la que tenemos antipatía.
Más para ver todo esto se necesita incuestionablemente de una atención dirigida intencionadamente, hacia dentro de sí mismos, no de una atención pasiva.
La atención dinámica proviene realmente del lado observante, mientras los pensamientos y las emociones pertenecen al lado observado.
Todo esto nos hace comprender que conocer es algo completamente pasivo y mecánico, en contraste evidente con la Auto – Observación de sí, que es AUTO – CONSCIENTE.
LA OBSERVACIÓN DEL “YO”.
No podríamos trabajar sobre sí mismos con la intención de disolver tal o cual defecto sin haberlo observado previamente.
El sentido de la Auto – Observación íntima a medida que prosiga su desarrollo mediante el uso continuo, nos hará cada vez más capaces de percibir en forma directa aquellos yoes sobre los cuales jamás tuvimos dato alguno relacionado con su existencia.
Ante el sentido de la Auto – Observación íntima, cada uno de esos yoes que en nuestro interior habitan, asumen realmente esta o aquella figura secretamente afín con el defecto personificado por la misma… indudablemente la imagen de cada uno de estos defectos tiene cierto sabor psicológico inconfundible mediante el cual aprendemos, capturamos instintivamente su naturaleza íntima y el defecto que la caracteriza.
“LA AUTO – OBSERVACIÓN PERMITE QUE PENETRE UN RAYO DE LUZ EN NUESTRO INTERIOR”
Cualquier Yo se expresa en la cabeza de un modo, en el corazón de otro modo y en el sexo de otro modo. Necesitamos observar al “Yo” que en un momento dado hallamos atrapado, urge verlo en cada uno de estos tres centros de nuestro organismo.
CUALQUIER CONTRARIEDAD, CUALQUIER INCIDENTE, PUEDE CONDUCIRNOS MEDIANTE EL SENTIDO DE LA AUTO – OBSERVACIÓN ÍNTIMA, AL DESCUBRIMIENTO DE UN YO, YA SEA AMOR PROPIO, DE IRA, LUJURIA, ETC.
Necesitamos conocernos a sí mismos antes de poder conocer a los demás. Es urgente aprender a ver el punto de vista ajeno. Si nos ponemos en lugar de los demás, descubriremos que los defectos psicológicos que a otros endilgamos, los tenemos muy sobrados en nuestro interior.
La crueldad continuará existiendo sobre la faz de la Tierra, en tanto no hayamos aprendido a ponernos en lugar de los otros. Más ¿si uno no tiene el valor de verse a sí mismo, cómo podría colocarse en lugar de otros?, ¿Por qué habríamos de ver exclusivamente la parte mala de otras personas?.
¿Nos cae muy antipática determinada persona?, ¿Por qué motivo?, ¿Tal vez es tomador?… observémonos… ¿Estamos seguros de nuestra virtud?, ¿Estamos seguros de no cargar en nuestro interior el “Yo” de la embriaguez?.
Es usted una mujer honesta y virtuosa, y por ello le cae mal cierta dama; siente antipatía por ella… ¿Por qué?, ¿Se siente muy segura de sí misma?, ¿Cree usted que dentro de su interior no tiene el “Yo” de la lujuria?, ¿Piensa que aquella dama desacreditada por sus escándalos y lascivias es perversa?, ¿está usted segura de que en su interior no existe la lascivia y perversidad que ve en esa mujer?… Mejor sería que se Auto – Observase íntimamente y que en profunda meditación ocupase el lugar de aquella mujer a quien aborrece.
COMENTARIOS
– En todo caso, los elementos para el trabajo tenemos que encontrarlos en los hechos concretos de la vida práctica.
– Todo lo que necesita es estar alertas y vigilantes como el vigía en época de guerra.
– Dentro de cada individuo se encuentran todas las Leyes de la Naturaleza.
– Comprendiendo las íntimas actividades de cada uno de los cinco centros inferiores, descubrimos todo el proceso del Yo..Defecto descubierto, debe ser trabajado.
– Creer que uno se merece todo, es un absurdo… nada merecemos.
– Cualquier atleta de la Auto – Observación Íntima, trabaja muy seriamente dentro de sí mismo y se esfuerza por apartar de su psiquis los diversos elementos indeseables que carga dentro.
– Antes de acostarnos conviene que examinemos los hechos ocurridos en el día, las situaciones embarazosas, la carcajada estruendosa de Aristófanes y la sonrisa sutil de Sócrates.
BIBLIOGRAFÍA
Curso Esotérico de Kábala*Didáctica del Auto – Conocimiento*Educación Fundamental*El Cristo Cósmico y la Semana Santa*El Despertar del Hombre*La Felicidad mediante la Meditación Superior*La Gran Rebelión*Mensaje de Navidad 1964 -1965*Mensaje de Navidad 1968 – 1969*Para los Pocos*Psicología Revolucionaria*Transformación Social de la Humanidad
V.M. SAMAEL AUN WEOR


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: