Cemento Unitivo

30 Ene

La materia prima de la gran obra

En este tema estudiaremos el elemento que sirve como “Cemento Unitivo” en la cristalización de la Gran Obra, me quiero referir al Hidrógeno SI-12, el cual viene siendo el resultado de las diferentes modificaciones que tienen las energías que el organismo humano recibe y transforma.

Se llama “Cemento Unitivo” porque deriva de la palabra Semen. El cemento se utiliza en todas las bases de las edificaciones y el semen representa la piedra viva de la Gran Obra.

Unitivo porque así como en la mezcla del cemento se unen muchas partículas de arena y piedra, también en la energía sexual se unen la Luz y la Fuerza para formar cuerpos y alma, viva representación de la Obra que estamos realizando.

Es de suma trascendencia para nosotros, los estudiantes gnósticos, comprender la necesidad de producir una semilla cada día mejor, para que nuestra obra sea cada vez mas calificada.

Si analizamos lo que el V.M.Samael nos dice con relación a esto, podemos comprender la trascendencia que tiene para nuestra vida iniciática lo que comemos, lo que pensamos y lo que respiramos.

Cada uno de estos elementos tiene una íntima relación con la formación de la energía o de la semilla que estamos utilizando para la gran obra.

Lo que comemos pasa por la escala musical, traduciéndose en las notas DO-RE-MI-FA-SOL-LA-SI. Cada una de estas notas tiene una especial repercusión en el tipo de energía que estamos produciendo.

Quizás sean muy pocos los estudiantes de esoterismo que se han detenido a analizar por qué el Maestro Samael cita tres grupos de alimentos, como son los Sátwicos, los Rayásicos y los Tamásicos.

Estos tres grupos se encuentran en la gran variedad de alimentos que existen para que podamos nutrir el cuerpo, y desde luego, producir la energía que vamos a utilizar en la Gran Obra.

Por cierto, es para nosotros muy difícil sostenernos con una disciplina recta y justa, en medio de este mundo convulsionado y civilizado.

Los alimentos Sátwicos no le brindan al paladar ese gusto y esos sabores que nos agradan, debido a que estos no se encuentran mezclados con salsas, condimentos y otros productos que nos causarían daño en la formación de nuestra energía. Estos son las frutas, los productos integrales como el arroz, el trigo, la cebada y todos aquellos que no han sido separados de su parte solar, ni procesados con productos químicos.

Si observamos este tema desde otro ángulo, encontraremos otro grupo de alimentos como los Rayásicos, que en el fondo resultan dañinos, nocivos para la salud y para la Obra.

En este grupo encontramos a los alimentos muy salados, muy dulces, los picantes, las gaseosas, las carnes en exceso, etc. Estos alimentos producen en nuestro organismo daños quizás irreparables y por ende, una energía no apta para la Gran Obra.

Existe un tercer grupo de alimentos denominados Tamásicos. Es necesario que el estudiante gnóstico comprenda a fondo, que el Shakti Potencial de los enlatados, de la carne de cochino, de las harinas refinadas, azúcares refinados y de toda salsamentaría es Tamásico ciento por ciento y que por ende, no sirve para producir energía apta para la Gran Obra.

Por favor, querido estudiante, resuélvase a aprender a alimentarse, no se deje tentar por tantos apetitosos platos que le van a dañar su simiente.

Indiscutiblemente una persona que se somete a una disciplina, en relación con la alimentación, no solo va a mejorar su aspecto en la salud, sino también su energía, que estará en óptimas condiciones para la realización de la Gran Obra.

Querido lector, en términos gnósticos, debemos ubicar estos tres grupos de alimentos en la siguiente forma:

El Primero como elemento Formador, que se relaciona con el alimento en sí y con el cuerpo físico; vendría siendo el laboratorio que recibe el alimento y lo transforma en energía.

El segundo, que resultaría ser nuestra Mente, funcionando como elemento corrector, con la finalidad de no permitir que el cuerpo físico dañe la materia prima o la energía con pasiones, instintos o emociones, produciendo así el hidrógeno SI-12 apto para la transmutación, sin el peligro de que se haya mezclado con otros hidrógenos densos o pesados, que otros términos son los que el V.M.Samael llama “Mercurio Arsenicado”.

Ahora podemos comprender por qué hay una máxima que dice “Mente sana en cuerpo sano”.

El tercer aspecto que encontramos es el elemento energizante, que se relaciona con la respiración. Cuando nosotros, en nuestro diario vivir, aprendamos a respirar no solo con la finalidad de poder existir, sino con la de aumentar nuestro potencial energético, nos daremos cuenta de que a mayor cantidad de oxígeno acumulado en nuestra sangre y en nuestro organismo, mayor será el potencial de energía que tendremos.

Cualquier persona sabe que el caminar y hacer ejercicios permite que las células se oxigenen, produciendo una perfecta oxidación y logrando que el cuerpo pueda eliminar con mayor facilidad todas las toxinas y venenos que recogemos en el diario vivir.

El elemento formador (El cuerpo físico), el elemento corrector (La mente), y el elemento energizante (El oxígeno), juegan un papel importantísimo en la realización de la Obra de cada uno de nosotros.

La Transmutación es básica, fundamental para la regeneración, pero es necesario que cada uno de nosotros complemente este trabajo con un ordenamiento y disciplinas que le permitan al cuerpo y a la energía cumplir sus funciones.

LUZ EN LAS TINIEBLAS

V.M.Lakhsmi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: